La inspeccion tecnica de edificios en pontevedra más exigente

Fecha Publicación: 29/12/2014

Trébol Arquitectura y Diseño

Son muchos los ayuntamientos y Comunidades Autónomas que han tenido que modificar la ordenanza de inspección técnica de edificios al salir a la luz la nueva normativa estatal sobre eficiencia energética

En Pontevedra por ejemplo, se comenzó a elaborar el año pasado la ordenanza de Inspección técnica de edificios pero el asunto quedó paralizado, entre otras cosas, por la nueva normativa estatal. Según los colegios de aparejadores y arquitectos técnicos la Inspección Técnica de edificios debe comprobar el estado de conservación del edificio, sus condiciones básicas de accesibilidad y, como novedad con respecto al borrador anterior, una ” certificación de la eficiencia energética del edificio”, que se obtiene mediante la medición de la energía consumida todos los años en condiciones normales de uso y ocupación y calculando las emisiones de CO2.

Es por esta nueva normativa estatal por lo que la ordenanza de inspección técnica de edificios que el gobierno local de Pontevedra quería introducir este año para exigir el certificado de eficiencia energética de seguridad, a aquellos inmuebles que superen el medio siglo de antigüedad, será más exigente, en especial en materia de eficiencia energética, unos requisitos que en muchos casos no cumplen en la actualidad residencias antiguas y que, en su caso, obligarían a los propietarios a realizar inversiones no previstas de mejora.

Cuando el Ayuntamiento de Pontevedra haya redactado y aprobado la ordenanza de Inspección Técnica de Edificios con las nuevas condiciones estatales extrapoladas, todos los propietarios de viviendas o edificios con cierta antigüedad deberán revisar en profundidad sus inmuebles y ponerlos a punto, en cuanto a condiciones de seguridad y emisiones de CO2 se refiere. Entrada en vigor la ordenanza, como se prevee, en 2015, estarán sometidos a la ordenanza todos aquellos inmuebles construidos antes de 1965 en el municipio. En conjunto, anteriores a 1965 se calcula que hay 4.500 edificios (el 38% del total) únicamente destinados a uso residencial, al margen de los empleados en otras funciones. Todos ellos son los que deberán superar, una vez que entre en vigor la ordenanza, una exhaustiva inspección de todas sus condiciones de seguridad que incluye los sistemas eléctricos, cubiertas, cimentaciones, fachadas, instalaciones de agua y demás elementos que inciden en el buen estado de los inmuebles, así como el apartado energético.

De los 11.700 edificios destinados principalmente a viviendas que podemos encontrar en Pontevedra, un 10% (poco más de mil) fueron construidos en el siglo diecinueve o antes, mientras que otros 600 corresponden al periodo de 1900 a 1920. En los veinte años siguientes, hasta 1940 hay 700 edificios más y desde ese año hasta 1970 se suman otros 3.300. Por su parte, los bloques residenciales y hogares unifamiliares construidos en las dos últimas décadas (desde 1991) son más de 2.800, casi el 25% de todo el parque residencial.

Esta inspección tendrá que renovarse, además, cada 15 años. Este plazo de 50 años es el tope que fija la ley y se ha descartado en Pontevedra, por el momento, reducirlo a un periodo más corto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>