Licencia de actividad, las claves para triunfar

Fecha Publicación: 10/11/2014

Trébol Arquitectura y Diseño

Hay ciertos aspectos a la hora de abrir un negocio, que hay que tener en cuenta para conseguirlo de forma eficaz y sin problemas administrativos. Pero además dónde está ubicado, cómo es el local…hará que tu negocio destaque sobre el resto y sea un éxito rotundo.

Un aspecto fundamental es el local; a la hora de elegirlo tenemos que pensar cuál es mi negocio, al público al que va dirigido y a partir de ahí buscar una ubicación que cumpla con el público esperado, tanto cualitativa como cuantitativamente (nos centraremos por tanto en el entorno y sentaremos las bases del perfil al que irá dirigido nuestro negocio). Además deberé buscar que tenga una buena visibilidad, fácil accesibilidad y sobretodo, que en los alrededores haya concentración de actividad comercial..

Si aun no sabe dónde ubicar su negocio piense en las posibilidades de las grandes superficies comerciales; son superficies con gran afluencia de clientes potenciales, donde conviven todo tipo de negocios. Por sus características ofrecen las mejores condiciones a la hora del buen desarrollo de su actividad, gran flujo de consumidores, accesibilidad, visibilidad del establecimiento, seguridad, parking para vehículos etc. Sin duda un espacio con muchas posibilidades que no debe dejar escapar. Normalmente estos centros comerciales disponen locales de diferentes tamaños, adaptándose a todo tipo de negocios.
Aunque parezca extraño, lo cierto es que es bueno abrir un negocio cerca de los competidores más directos. El conjunto de competidores próximos a nuestro negocio representa un núcleo o zona muy atractiva para los clientes, ya que encontrarán todo lo que desean en una misma zona. Esta zona de competitividad nos puede ayudar en el desarrollo de nuestro negocio, a despuntar en nuestros productos fuertes y en mejorar los que no destacan tanto, y se encuentra en las calles más céntricas de las ciudades y en las grandes superficies comerciales, centros comerciales.

A la hora de establecer los gastos del alquiler del local hay que tener en cuenta varios gastos. La renta del local será el gasto principal que habrá que asumir a la hora de montar el negocio. Ha habido variaciones en los últimos tiempos respecto a los precios del alquiler en las zonas más exclusivas y comerciales de Madrid y Barcelona, ligero ascenso, mientras que en calles más secundarias los precios han caído un 60% desde 2007. Pero la renta no es el único gasto. A los costes de adecuación del local, habrá que sumar gastos fijos mensuales como la electricidad, vigilancia o mantenimiento del local.

Cuando vayas a alquilar un local, haciendo hincapié sobretodo si se trata de un negocio de nueva creación, es aconsejable firmar un contrato temporal de corta duración (uno o dos años), lo que permitirá que evaluemos si los beneficios superan a los costes, una vez hayamos logrado que nuestro negocio eche a rodar. Así no estaremos atados a un local y podremos desplazarnos si fuera necesario (por si se nos queda pequeño el local y queremos expandirnos o simplemente cambiar a una zona de mayor afluencia de clientes potenciales)

negocios-licencia-actividad
Finaliza este año y con él muchos contratos de renta antigua, que todavía disfrutan cerca de 200.000 comerciantes de toda España. Muchos de estos locales mantenían la ubicación por el bajo coste del local, así que ahora puede ser el momento idóneo para buscar otra ubicación más apropiada para su modelo de negocio. Para el resto de empresarios,
Un aspecto muy importante es el tema de la certificación energética. Desde junio de 2013, es obligatorio por imperativo legal que los locales comerciales tengan su certificado energético. Los gastos de consumo en aquellos locales con una certificación C o peor se puede disparar por encima de lo que habíamos previsto. Por este motivo, resulta fundamental que los nuevos inquilinos estudien las últimas facturas de los locales que tienen previsto alquilar para evitar desajustes en sus previsiones de gasto. Así intentaremos buscar un local bien acondicionado para evitar gastos elevados periódicos.
Una vez que tenemos visto y elegido nuestro local comercial, ideal para nuestro negocio, debe existir un contrato por escrito que formalice dicho alquiler entre el arrendatario y el arrendador y que debe estipular la descripción del local, la duración del contrato, la renta a pagar, el importe de la fianza y cláusulas acordadas entre ambas partes como la responsabilidad de las obras en caso de reparación, las causas de extinción del contrato y las vías pertinentes para hacer cualquier tipo de reclamación en caso de incumplimiento de alguna de las partes.
Por último aunque no menos importantes es el tema de la licencia de apertura y actividad en base al negocio que hayamos decidido abrir. Antes de abrir un local comercial, es esencial obtener una licencia de apertura y actividad que dependerá del tipo de actividad comercial que se desarrolle en el local. Insonorización, acceso a minusválidos, higiene y manipulación de alimentos son algunas de las normas aplicables determinadas por el tipo de local. Recuerda que si se trata de actividades molestas, como un pub o discoteca, será necesario el permiso de la comunidad de vecinos.